Internacional

Las cifras de la participación en Venezuela fueron manipuladas

El Mundo

El ‘misil imperial’ llegó desde Londres y explosionó en Caracas como nunca antes: Smartmatic, empresa encargada del sistema de voto electrónico durante el chavismo, ha oficializado hoy el megafraude electoral de la Constituyente. “Sabemos, sin ninguna duda, que el resultado de las recientes elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente fue manipulado. Estimamos que la diferencia entre la participación real y la anunciada por las autoridades es de al menos un millón de votos”, asegura en la capital inglesa Antonio Múgica, director ejecutivo de la multinacional.

La responsable del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, ha reaccionado a estas acusaciones tildándolas de “irresponsalbes y sin ninguna base”.

Smartmatic, cuyo sistema y datos la revolución utilizó durante 13 años para legitimar sus elecciones, ha añadido que no puede dar ninguna garantía de que la cifra del fraude sea solo de un millón de votantes, ya que sería necesaria una auditoría para determinar la participación real. La misma auditoría que el chavismo ya negó tras las denuncias de fraude realizadas por Henrique Caprilestras las elecciones presidenciales de 2013, que auparon a Nicolás Maduro al poder.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció el domingo que el madurismo había conseguido 8.089.320 votos, pese a las estimaciones de la oposición (en torno a dos millones y medio de votantes) y el desconocimiento de parte de la comunidad internacional, apoyado en la cascada de denuncias previas. La agencia Reuters ha asegurado este miércoles que hora y media antes del cierre oficial de los colegios electorales sólo habían votado 3,7 millones de venezolanos, cifra que concuerda con el sondeo a pie de urna realizado por la encuestadora Torino Capital.

El chavismo aprovecha las últimas horas de cada elección para concretar su famosa “operación remate”, consistente en arrastrar hasta las urnas a quienes no lo han hecho durante el día y tienen algún tipo de vínculo con la administración. En 2012, cuando la votación récord en favor de Chávez, un millón de personas participó en el operativo final.

“Nadie quería hacer esa elección, lo veían como un desastre anunciado. El sistema no estaba hecho para esa locura que inventaron [votación por sectores sociales en paralelo a la votación por municipios]. Eso no existe en el sistema electoral venezolano y tuvieron que improvisar para que se viera decente en la máquina [de votación]”, confirmó a EL MUNDO uno de los directivos de Smartmatic, quien exigió confidencialidad.

Veinte técnicos de la empresa abandonaron el país criollo antes de la declaración de este miércoles, temerosos de pasar a engrosar la lista de 620 presos políticos. Desde la semana pasada había trascendido la molestia de Smartmatic, que al igual que la gran mayoría de empresas y aerolíneas mantienen deudas abiertas de gran cuantía con la administración chavista. La suya ronda los 100 millones de dólares.

En un escenario idílico, tan alejado de la Venezuela asolada por una crisis monumental, el chavismo habría alcanzado los 5,6 millones de votos conseguidos en las parlamentarias de 2015. Pero simplemente entre 4 y 5 millones hubieran sido un éxito electoral dadas las circunstancias, si no fuera porque la oposición cantó 7,5 millones en la consulta popular del 16-J.

“Se confirma el fraude electoral más grande de la Historia de América Latina en porcentaje y millones de votantes”, declaró este miércoles Luis Almagro, secretario general de la OEA. La Unión Europea también anunció hoy que no reconoce la Constituyente, situándose al frente de 43 países de América y Europa, frente a los cinco que apoyan a Maduro: Rusia, Cuba, Nicaragua, Bolivia y El Salvador.

Que casi todo el mundo supiera en Caracas la existencia de un fraude, evidente ante las urnas semivacías del domingo y el rechazo a la gestión revolucionaria, no redujo el impacto de la noticia. “Reitero el llamado a que sean publicadas las actas de escrutinio de cada mesa utilizada el domingo. El ente comicial está obligado a realizar las auditorías para aclarar esta situación ante el país con prontitud”, reiteró Luis Emilio Rondón, el único rector del CNE que es no es militante chavista.

Los técnicos electorales ya había denunciado la falta de controles y la ausencia de tinta indeleble para marcar el dedo de los votantes, así como la autorización a última hora del propio CNE, que permitía votar en cualquier centro electoral del municipio.

De esta forma el voto múltiple no se podía controlar: el sistema permite que una persona vote cinco veces antes de bloquearse. Sólo la presencia de testigos opositores lo hubiera impedido.

Los comicios para la Constituyente, con la que Maduro pretende perpetuarse en el poder, pasan a encabezar el ránking de escándalos electorales de América Latina.En 1994, el anciano ciego Joaquín Balaguer ordenó un pucherazo electoral para arrebatar el triunfo al socialista Peña Gómez. La presión internacional redujo dos años su mandato. En 2010, el poder electoral haitiano impuso a Jude Celestin como uno de los dos candidatos que pasaba a segunda vuelta. La OEA y el Caricom demostraron el fraude, organizado por el presidente Preval para beneficiar a su yerno Celestin. Michel Martelly, el candidato apartado por el poder, conquistó la segunda vuelta y se convirtió en el presidente del Haití posterremoto.

Las elecciones presidenciales de México de 2006 también estuvieron rodeadas por la polémica, aunque finalmente López Obrador no pudo demostrar las irregularidades denunciadas contra Felipe Calderón.

La Asamblea Nacional aprobó de inmediato solicitar a la Fiscalía la investigación penal del fraude, además de realizar una auditoría a Smartmatic. “La Constituyente es la mayor estafa de este régimen. Se inventaron una elección ilegal para ellos solos y tuvieron que hacerse trampa”, puntualizó el diputado Miguel Pizarro.

El chavismo tardó horas en reaccionar con excusas poco creíbles, mientras ultimaba la juramentación de los 545 constituyentes. Para mañana jueves tienen prevista la toma del Palacio Legislativo, sede del Parlamento.

“Mañana llegaremos nuevamente con el pueblo y diremos: aquí está el pueblo de Chávez que no se rinde, el pueblo que se rebeló (…) La justicia le llegará a todos los que atentaron contra este pueblo”, adelantó Cilia Flores, llamada a presidir una Asamblea que nace marcada por el escándalo.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *