Deportes

Usain Bolt empieza a decir adiós

El País

Edwin Moses, el monstruo de los 400m vallas, solo lamentaba una cosa, no haber podido disfrutar nunca viéndose correr y ganar en directo. El sentimiento es uno de los signos de los más grandes, de los más conscientes de su grandeza. También Usain Bolt admite que le duele esa imposibilidad, pero que ello no le restará nada a la alegría con la que disfrutará en un futuro como espectador de finales olímpicas y mundiales en las que él ya no estará. Lo que no significa, deja claro, que alguno correrá alguna vez más rápido que él. “Me encantará fardar delante de mis hijos, cuando los tenga y cuando tengan, digamos, 15 años, de que nadie ha corrido nunca más rápido que yo”, dice el velocista jamaicano, de 30 años, que ha corrido los 100m (9,58s) y los 200m (19,19s) en unos tiempos que no solo él sino todos los especialistas consideran imposibles de superar. En la cima de Bolt, un luminoso bien grande y bien claro lo expresa: “Forever fastest” (siempre el más rápido).

Bolt dejará el atletismo después de disputar en Londres sus séptimos Mundiales (el sábado 5, final de los 100m, a las 22.45; relevo 4×100, sábado 12 a las 22.50; los 200m, la prueba que le toca el corazón, no los disputa) y en un inusual ambiente de epílogo y colores a tono (camiseta gris, gorra negra: solo los clavos Puma, púrpura el derecho, oro el izquierdo, que calzará, rompen la monocromía) ofrece su habitual show ante la prensa, decenas de periodistas empequeñecidos en número y entusiasmo por la cantidad de técnicos y trabajadores que organizan el acto.

El gesto del arquero

También en su último acto, antes de los Mundiales que tienen lugar del viernes 4 al domingo 13 de agosto, Bolt actúa con el estilo único que más allá de sus proezas atléticas le ha convertido en una “leyenda” del deporte, como varias veces repitió Colin Jackson, el galés explusmarquista mundial de 110m vallas que presentó la actuación. Aun naciendo del instinto, todas sus acciones y movimientos surgen para dejar huella, como inventados a propósito. Ningún otro personaje del atletismo actual será capaz de sustituirle.

Hace nueve años, después de ganar su primer oro olímpico en Pekín, Bolt —“sin saber cómo, me dio por ahí”— celebró la victoria con el gesto del arquero, del adorador del sol, del desafiante del horizonte, de lo que sea. “Y ahora veo que se baila en las discotecas y cuando alguien me reconoce se me acerca y lo hace y hasta el presidente Obama se puso a hacerlo conmigo”, dice Bolt, quien podría añadir que incluso un relámpago le quiso imitar cuando ganó el Mundial de Moscú 2013, y señala, casi sentimental, que, de todas formas, la carrera que le hizo más feliz que ninguna otra fue los 200m de Pekín 2008 también. “Desde niño siempre me he considerado atleta de 200m, y ser campeón olímpico de la distancia era con lo que soñaba, y cuando encima vi que había batido el récord del mundo ya no sabía ni dónde estaba ni qué hacía”, dice el jamaicano, tres veces campeón del mundo de los 100m y cuatro de los 200m. “Con los 100m empecé más tarde que con los 200m, solo en 2008, a los 22 años, empecé a correrlos. No sabía que podría ser tan bueno también, pero a los dos meses de practicarlos batí el récord del mundo. Y lo que me convenció de verdad para verme como un corredor de 100m es que son menos cansados que los 200m, y por eso este año de mi despedida no he corrido carreras de 200m”.

En un 2017 marcado por varias lesiones y una sensación de ocaso en todas sus actuaciones, Bolt solo ha corrido tres carreras de 100m. Las tres las ha ganado (también tenía cuidado para no enfrentarse a los mejores de la temporada), pero solo en una de ellas, la del 21 de julio en Mónaco, bajó de los 9,95s. El jamaicano acude a los Mundiales de Londres solo con la séptima mejor marca de los participantes, lo que para nada merma su confianza en su victoria. “Estoy preparado”, dice. “Estoy al 100% confiado”. Y sabe tan bien lo que pasará el sábado ya noche en Londres que incluso le dictó a Jackson su epitafio. “Al día siguiente de mi última victoria individual leeré en los periódicos ‘Bolt, imparable; Bolt, imbatible”.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *