Opinion

El número 2 al mando en EE.UU. ¿Por siempre?

Theodore Roosevelt, Calvin Coolidge, Harry Truman, Lyndon B. Johnson, Richard Nixon, Gerald Ford, George H. W. Bush, todos expresidentes estadounidenses del siglo XX, comparten una interesante historia, antes de convertirse en la persona mas poderosa del mundo, fueron vicepresidentes.

Y lo mas curioso de todo, es que, llegaron al poder gracias a la desaparición física de su antecesor, exceptuando a los tres últimos, mientras Nixon y H. W. Bush, llegaron al despacho oval, por haber ganado elecciones, Gerald Ford, juró como presidente, debido a la dimisión del antes mencionado, Richard Nixon, quien tuvo que abandonar la casa blanca por el escándalo de Watergates. Cabe destacar, que ha sido el único presidente en la historia de los Estados Unidos en renunciar a su cargo.

Después de la segunda guerra mundial, la mayoría de los vicepresidentes estadounidenses, tuvieron aspiraciones presidenciales, algunas quedaron simplemente en deseos, pero otras fueron tan populares como la de Al Gore, vicepresidente de Bill Clinton, y candidato por el partido demócrata en las elecciones del 2000.

Sin embargo, con la entrada del siglo XXI, ni Dick Cheney, ni Joe Biden, mostraron interés en optar por una candidatura presidencial. Durante este milenio, Estados Unidos, ha contado con vicepresidentes que, al terminar su período, se retiran de la vida política.

Actualmente, Estados Unidos (que se encuentra en el ojo del mundo, debido a las controversiales medidas de Donald Trump) cuenta con un vicepresidente que, ademas de ser respaldado por poderosos sectores del partido republicano, se muestra activo y no se limita meramente apoyar al presidente, sino que se nota el interés de hacer que el mundo conozca sus ideas.

Si durante el siglo pasado, casi todos querían convertirse en jefes del gobierno federal de Estados Unidos, y después de la llegada del nuevo milenio, todos se han retirado al terminar su período, ¿será Mike Pence quién opte por cambiar esta tendencia, en convertirse en el primer vicepresidente del siglo XXI en ser jefe de la casa blanca? Solo un factor podría responder a tan interesante cuestionamiento, el tiempo.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *