Actualidad

HATUEY DECAMPS luce aspecto cadavérico; ni sombra de lo que era

Conmovedor. Hatuey Decamps Jiménez, uno de los políticos dominicanos mas destacados de los últimos tiempos y de nuevo aspirante presidencial por su Partido Revolucionario Social Demócrata para las elecciones del 2016, lució este domingo con aspecto muy desmejorado en su estado de salud.

Decamps, antes figura política gallarda e imponente, al que apodaban “El Cacique”, con voz débil y quejumbrosa, respondía a las preguntas de su entrevistador Alberto Amengual en el programa “Sea Usted el Jurado”, del oficial CERTV, canal 4 de televisión.

Al final del espacio confirmó que es siendo sometido a un tratamiento de quimioterapia contra el cáncer y recomendaba a los televidentes tomar “te de guanábana” pero, insistía, “chequéense siempre”.

La carrera política de Hatuey, ex perredeista histórico, brillo durante el cuatrenio de gobierno del fenecido ex presidente Salvador Jorge Blanco (82-86). Se desempeñó como secretario Técnico de la Presidencia y fue la figura clave de esa administración de gobierno.

Salió ileso de la persecución judicial desatada por el gobierno del presidente Joaquín Balaguer contra los ex funcionarios del jorgeblanquismo.

2 Comments

  1. roberto Encarnacion
    7 Mayo, 2016 at 12:49 am — Responder

    Espero que cuando deje este mundo le rinda informe a los hermanos de la cruz Gálvez y Héctor Méndez. Esta consumiéndose y esta sufriendo lo mismo que le hizo a sus victimas. La esta pagando vivo. Y lo que le espera. Es bueno que antes de morir sufra un poco de lo que causo con el endiosamiento que tenia.

  2. Manuel Hernandez.
    7 Mayo, 2016 at 1:02 am — Responder

    Wao quien lo viera y quien lo ve. Donde esta toda esa soberbia que lo caracterizaba esa prepotencia con que se expresaba o es que acaso no sabe que la vida cobra sus errores y de que manera. Espero que si lees esto sepas que no es mentira lo que digo y espero Dios te cobre todos los crímenes que cometiste y mandaste a cometer. Adulon en via del decalabro. Y de que manera.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *